....

Debido a la energía intensa y a su breve duración, un arco eléctrico representa una forma de exposición única que requiere prendas tecnológicamente aptas y confeccionadas para dar protección al usuario aún con temperaturas que pueden llegar a los 19.426,66 °C (35.000 °F).  La ropa de trabajo común no ignífuga, confeccionada con algodón o mezcla de poliéster y algodón, se prende fuego rápidamente y continúa ardiendo sobre el cuerpo incluso después de que se remueve la fuente de ignición, ocasionando graves lesiones (muchas veces irreparables) o incluso la muerte.

En Marshall Moffat confeccionamos prendas utilizando telas y avíos que resisten la explosión de arco eléctrico evitando que ardan en llamas y brindando al usuario la protección necesaria para evitar o minimizar las lesiones por quemaduras. Responden además a estándares específicos y normas internacionales de calidad que se recertifican periódicamente . Normas NFPA 70E/NESC/OSHA/IEC.